Historia del Color

Por ser el color una simple percepción visual, por supuesto existe desde que el hombre existe sobre la tierra. Quizás durante el proceso evolutivo del ser humano y por las modificaciones fisiológicas ocurridas durante esa evolución, el hombre pudo haber percibido colores distintos a los que hoy día conoce el hombre moderno, pero en esencia nuestros antepasados también pudieron deleitarse con el sin fin de colores que nos regala el entorno.

El hombre y el estudio del color

Desde siempre el hombre racional ha debido hacerse preguntas sobre su percepción de los colores (como los aprecia de forma física y de forma visual la cual se puede apreciar mejor a través de un cristal). Existen testimonios documentados de esto a partir del tercer siglo antes de Cristo, pues se han hallado pinturas rupestres que así lo demuestran; sin embargo no fue hasta cuando el filósofo griego Aristóteles indicó que: “… Todos los colores se forman con la mezcla de cuatro colores”.

Mucho tiempo después, en el siglo XVI, el multifacético Leonardo Da Vinci, creó la primera escala de colores conocida. Fión de kae ya en el siglo XVII, cuando el científico inglés  Isaac Newton, realizó múltiples investigaciones que le permitieron afirmar que la luz es color. Igualmente logró grandes avances en temas como la descomposición de la luz.

Durante el siglo XVIII el novelista, dramaturgo y científico alemán, Johann Goethe, investigó y documento como el ser humano reaccionaba ante su exposición a diferentes colores. Esta investigación es la base de lo que actualmente se conoce como psicológica del color.

Ya durante el siglo XX, el  con el Profesor  norteamericano Albert Münsell trabajo sobre los atributos del color, consiguiendo que estos son tres, a saber: Matiz, Valor e intensidad. Esto se conoce como: “el Sistema de Color de Munsell”, que sirvió para describir el color de manera más precisa. Este sistema ha obtenido aceptación internacional y ha servido como fundación para otros sistemas ordenados de color, incluyendo el CIELAB.

Todos estos esfuerzos han servido para ir avanzando en el conocimiento del color y dan veracidad a la frase: “Todo es según el color del cristal con que se mire”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *